CONSTRUCCIÓN Y TECNOLOGÍA EN CONCRETO | INSTITUTO MEXICANO DEL CEMENTO Y DEL CONCRETO A.C.


24-02-2020 NOTICIAS

A 29 años del sismo, mucho por aprender

A 29 años  del sismo, mucho por aprender

Muchas crónicas periodísticas e informes técnicos coinciden en decir que el gran sismo de 1985 tuvo una duración de un minuto y medio y una inten- sidad de 8.1 grados en la escala de richter. un año después del terremoto, los doctores emilio rosenblueth y roberto Melli, verdaderos expertos en la materia, escribieron un informe para el subcomité de normas y Procedimientos de Construcción del Comité para el Área Metropolitana de la Ciudad de México de la Comisión nacional de re- cons trucción, en el cual se especificó claramente que los movimientos del suelo durante el terremoto fueronúnicos en cuanto a la inten- sidad, regularidad, contenido de frecuencia y duración.

El reporte reveló que no existía registro de ningún otro movimiento del suelo en la historia, que haya tenido un aceleración espectral tan elevada como 1.17 grados en un periodo de 2 segundos y amor tiguamiento de 5% (la máxima aceleración del suelo fue de 0.2 grados).

“la mayoría de los princi- pales sismos por subducción en México han sido eventos múltiples. el de 1985 con- sistió esencialmente en dos sub-eventos; el segundo de ellos ocurrió 26 segundos después del primer deslizamiento. esto hace que toda referencia a coordenadas focales quede abierta a dis- crepancia, sobre todo porque el área de ruptura cubrió unos 70 x 170 km. P ara abreviar, digamos que el foco se encontraba a 400 km al WsW de la ciudad de México, a una profundidad de 18 km aproximadamente.

“el evento marcó la reac- tivación de la Brecha de Michoacán sobre la cu a l está situado el Puerto lázaro Cárdenas, justo donde el río Balsas desemboca en el mar. la magnitud (Ms) del evento compuesto fue de 8.1 grados. salvo por los sismos de 1979 y 1981, con magnitudes de 7.6 y 7.3, respectivamente, la Brecha de Michoacán ha- bía estado inactiva durante un tiempo prolongado (al menos 74 años, tal vez 127 años, o más)”, señalaron los investigadores del instituto de ingeniería de la universi- dad nacional autónoma de México (UNAM).

¿Hemos avanzado?

En 2008, algunos especialis- tas en fenómenos sísmicos hablaron para el periódico la Jornada y coincidieron en señalar que las lecciones que dejó el sismo de 1985 ya se habían olvidado. uno de ellos fue el mismo ingeniero roberto Melli Piralla, quien señaló que tras el desas- tre de 1985 hubo avances, porque los reglamentos de construcción se hicieron más severos, y ello produjo que en la práctica se redujera la vulnerabilidad.

No obstante, en su opinión y la de otros especialistas, “mucha gente ha olvidado esas lecciones; las nuevas generaciones no han pasado por una experiencia análoga y desde el año 2000 no siem- pre se aplica estrictamente el reglamento y eso es fuente de mayor vulnerabilidad”.

Por su parte, Cinna lom- nitz, investigador emérito del departamento de sismo- logía del instituto de geofísica de la unaM, dijo sentir pre- ocupación por algunas zonas que no reportaron daños en aquel entonces. resulta, seña- ló el experto, “que no pasó nada porque no había edificios, pero ahora sí los hay. la ciu- dad ya no es igual, ni tiene la misma población; entonces no sabemos muy bien qué pueda suceder”.

Tecnología al servicio del urbanismo

El ingeniero Mario ordaz schroeder, adscrito al instituto de ingeniería de la unaM, es un gran investi- gador que trabaja en temas vinculados a los riesgos por catástrofes naturales, en particular el riesgo sísmico. en este ámbito, incursionó en problemas de la fuente sísmica, predicción de movimientos del suelo, cálculos de amenaza sísmica, análisis de vulnerabilidad estructural y cálculo de riesgo. “en los últimos años, mi actividad ha estado enfocada princi- palmente al desarrollo de modelos analíticos y siste- mas computacionales para la evaluación probabilista del riesgo de desastres na- turales”.

En 2008, el ingeniero ordaz schroeder declaró a la Jornada que tras el terremoto de 1985, se desarrollaron varios modelos computari- zados, y que el que se usaba en México era uno de los más avanzados del mundo. Pero eso le ha interesado muy poco al gobierno, a diferen- cia de lo que ocurre con las aseguradoras, las cuales le rinden cuentas a sus clientes y accionistas y tienen mucho mejor medido el riesgo que los funcionarios públicos, a pesar de que la mayor parte de estos estudios han sido financiados con dinero público, señaló en sus momento el especialista.

Ordaz schroeder mencio- na que fue en 1992 que se elaboró el primer modelo que permitía la microzonifica- ción, es decir, la generación de mapas que subdividían la ciudad en segmentos de 500 metros, donde se apreciaban los grados de daño que habría en la ciudad des- pués de un sismo intenso. el responsable del proyecto fue el Centro nacional de Prevención de De sastres (CENAPRED).

No obstante, con el mo- delo que se tiene desde 2008, “lo hacemos edificio por edi- ficio”, declaró ordaz, lo que significa que prácticamente ya existe una visión aproxi- mada de cuántos y cuáles edificios se van a caer en un gran sismo.

El modelo evalúa el ries- go económico, con base en factores co mo cantidad de edificios, características físicas, número de pisos, materiales, edad y zona de la ciudad donde se localizan, entre otros”. en esta evaluación sólo entran los edi- ficios “protegidos por cada c o mpañía asegur ador a . Pero como nosotros somos dueños de este sistema, lo hemos usado para hacer evaluaciones de otros bie- nes. De hecho, podríamos analizar todas las casas que hay en el país”, aseguró Mario ordaz.

Educación para prevenir

El 5 de marzo de 2014 se efectuó el seminario: “Cri- terios de evaluación y com- portamiento de contenidos y elementos no estructurales en edificios durante un mo- vimiento sísmico”, el cual contó con el apoyo de la s ociedad Me xicana de ingeniería estructural a.C. (sMie) y la sociedad Mexicana de ingeniería sísmica a.C. (SMIS).

En el encuentro, la ar- quitecta evangelina Hirata nagasak o, presidenta de Calidad y sustentabilidad en la edificación, a.C. (Ca- seDi), estableció que están a nuestro alcance diversas acciones preventivas y de mitigación relacionadas con los sismos. en el caso de los diseñadores, constructores y urbanistas, deben com- prender que los diseños que realicen deben estar acordes con las normas técnicas, así como utilizar productos que cumplan con normas de cali- dad vigentes y tener un plan de mantenimiento. es eviden- te, señaló la especialista, que deben cumplir con el buen uso de la construcción en general.

En el caso de los fun- cionarios gubernamentales, están obligados a promulgar leyes acordes con las nece- sidades técnicas y sociales, actualizar los reglamentos de construcción y vigilar su cumplimiento y aplicación. la sociedad, por su parte, debe participar de las deci- siones que afecten su entor- no y estilo de vida, y utilizar responsablemente las insta- laciones y la infraestructura puesta para su servicio.

Hirata nagasako, quien también funge como direc- tora técnica del organismo nacional de normalización y Certificación de la Cons- trucción y edificación, s.C. (onnCCe), destacó que las estructuras deben calcularse para poder resistir un sismo de intensidad igual o mayor a 8 grados en la escala de richter, tal y como lo marca e l r e g l a m e n t o d e C o n s - trucciones para el Distrito Federal.

Algo deseable, comentó la experta, es seguir la prác- tica establecida por algunos países que han sufrido este tipo de desas tres, como Japón, que ha instaurado la construcción de un sistema de Prevención de Desastres ba- sada en daños anticipados que tiene varios elementos:

Print Email

NUESTROS ANUNCIANTES

© 2014 - 2019 - CONSTRUCCIÓN Y TECNOLOGÍA EN CONCRETO - Instituto Mexicano del Cemento y del Concreto A.C. Todos los Derechos Reservados, México D.F. + + + + + + + + + +

DESCARGUE LA REVISTA CYT EN PDF

Foro abierto de vinculación con los profesionales de la construcción.

INSCRÍBASE A REDCYC

Red del conocimiento sobre el cemento y el concreto más completa de América Latina.

Construcción y Tecnología en concreto